Mientras un cañón común puede lanzar proyectiles hasta velocidades de Mach 3 esté proyecto de la armada estadounidense lo hace a Mach 8 ¡¡9.792 km/h !! Por el momento la armada lleva gastados más de 211 millones de dólares en el desarrollo de cañones de raíles.

Como podemos ver en el esquema,  los cañones de raíles se caracterizan por lanzar sus proyectiles mediante el impulso inducido a estos por fuertes campos electromagnéticos generados en su interior.

Un cañón de railes no tiene límites teóricos, la potencia del disparo depende únicamente de la potencia de la corriente eléctrica aplicada. En la práctica, el único límite es la resistencia de los materiales ya que como podemos imaginarnos, a potencias de disparo muy elevadas la fuerza de retroceso puede auto-destruir el mismo cañón.

La cifras de consumo de este gigante echan a uno/a atrás, nada más que cinco minutos son  los necesarios para cargar una batería de condensadores del tamaño de una nevera cada uno. Al estar completamente cargados, los condensadores aportan una corriente eléctrica al circuito de 1,5 x 10^6 amperios durante únicamente 10 milésimas de segundo, generando así 32 millones de julios. Sería el equivalente a más de un 150% de la energía producida por la central nuclear de Ascó en el mismo tiempo (recordemos que esta cuenta con dos reactores).

No hay pólvora ninguna, la explosión se debe únicamente a que el aire se quema debido a la fuerte presión que causa el proyectil en el momento de ser lanzado

El objetivo final del proyecto sería instalar el futuro cañón en barcos de guerra, el cual se espera instalar con la posiblilidad de doblar la potencia de esta prueba, es decir 64 millones de julios. De  este modo se podrá disparar a objetivos a 300 kilómetros de lejanía, a demás la velocidad del proyectil será regulable en función de la potencía que apliquemos en cada disparo al cañón, lo que aportará un gran abanico de posibilidades, tanto disparar proyectiles pesados antibunker como proyectiles ligeros antiaéreos o antimisil, con un alcance y potencia de disparo ajustable.

Fuente: Teleobjetivo