Calaceite es una población situada en la comarca turolense del Matarraña y que linda con Cataluña. Es un municipio señorial con edificios del siglo XVII y un callejero donde la vista nos sumerge en otros tiempos.

En la avenida Cataluña, 40, la calle principal de la población,  nos encontramos con este establecimiento familiar.  Se inauguró el año 1922  y esta reformado desde verano de 2010. Si antes conjugaba buena cocina con  unas estancias rusticas, ahora se sigue apreciando su calidad culinaria con un marco sobrio pero acogedor.

La familia Alcalá ha apostado por hacernos recordar una cocina donde la innovación se conjuga con la tradición. Sus platos estrellas con ingredientes tan básicos como judías blancas con sardinas rancias o faisán  guisado con salsa de verduras nos hacen deleitar nuestro paladar. Su ternasco asado a baja temperatura durante un día permite que la carne se deshaga en la boca.

El vino de la tierra del Matarraña y de la Terra Alta catalana son un buen acompañamiento. Se han de probar esas aceitunas rotas y esas aceitunas negras del bajo Aragón, carnosas y deliciosas.

Entre los postres de la casa, me decanto por el mostillo  aragonés, con  mosto y piñones y ese sabor final de anís que lo hace único.